Visita a Binissuès. Reviviendo la Menorca payesa

Binissuès es una casa señorial ubicada en el tramo de la Carretera general entre Ferrerias y Ciudadela. Sin duda, es una casa espectacular, ubicada en un entorno idílico, con unas vistas del paisaje de Menorca que dejan boquiabierto a cualquiera.

Casa señorial

Fuimos invitados a la presentación del nuevo proyecto que se ha puesto en marcha, una muestra de los antiguos trabajos del campo en vivo. Sin duda, había que aceptar la invitación. Todas las nuevas propuestas de ocio alternativo en Menorca són bienvenidas. Y sin duda, no defraudó.

Al llegar, y como hemos mencionado, el sitio espectacular. Unas vistas impresionantes, y la casa, coronando el pequeño monte, nos hizo anticipar que sería una mañana fantástica.

A la llegada, la directora Lucía Pons, nos estaba esperando, junto con su personal que iba vestido de la época. Un buen detalle para empezar a sumergirnos en la Menorca payesa. Después de la bienvenida y de las explicaciones iniciales, empezamos la visita.

La primera parada fue la casa señorial, dónde alberga el renovado museo de las Ciencias Naturales de Menorca, con una espectacular colección de los hermanos Carreras Torrent, con más de 8000 especies, y una reproducción de 225 setas menorquinas. Además incluye algunos de los insectos más grandes del mundo. La visita, además de la espectacularidad de este museo, permite ver las estancias de la casa, ambientadas cada una en una estancia de la antigua casa señorial, pudiendo ver objetos antiguos y haciéndose uno a la idea de cómo se vivía antiguamente en el campo.

La segunda parada, incluida en la ruta museística, fue el antiguo pajar. Éste acoge la colección etnológica que contiene las herramientas que se usaban en el campo, utensilios de las matanzas, de la cocina, y una pequeña muestra de los medios de transporte de aquella época.

Seguimos con la visita a la Casa del Payés. Tradicionalmente, los payeses del predio estaban ubicados en una zona aparte de la casa señorial, o incluso en otra zona. En Binisués, la casa señorial contaba con una pequeña parte destinada a los payeses del predio. En esta casa se presenta como era la vida cotidiana de hace más de cien años.

Ya en el exterior nos dirigimos a ver la nueva propuesta, a conocer los trabajos antiguos del campo. A partir de este punto nos acompaña L’Amo en Xec, junto a su hija y su yerno, que nos irán explicando paso a paso todos los trabajos. Los payeses vestidos de la época, y nosotros ataviados con un buen sombrero de paja, iniciamos un viaje al pasado, nos adentramos en la auténtica Menorca rural.

Nos dirigimos al establo, dónde un par de vacas menorquinas preciosas nos esperan, listas para ser ordeñadas a mano, como era tradición. Ya en el exterior, y en la parte trasera de la casa señorial, se ha habilitado una zona de demostración de las tareas tradicionales de la siembra y preparación del campo para cultivar, trabajos siempre hechos con la ayuda de los caballos menorquines. En esta zona además se pueden ver animales típicos como las gallinas menorquinas, los corderos o los cerdos.

Antes de terminar la visita, y disfrutar de un delicioso aperitivo menorquín, nos enseñan como era la elaboración artesanal del queso.

Sinceramente, una visita muy divertida y dinámica, en un entorno envidiable, y sobretodo con un trato muy familiar y unas explicaciones sencillas y fáciles de entender, que hicieron, que por un par de horas, nos olvidáramos de nuestro mundo moderno y disfrutáramos del mundo rural menorquín.

Merece la pena visitarlo, porque seguro que os encantará y os sorprenderá.

One Comment

  • Lucía Pons dice:

    Queridos amigos de S’Engolidor,

    Agradeceros muy sinceramente vuestras amables palabras y todo vuestro apoyo. Esperamos veros pronto por aquí de nuevo. ¡Un abrazo!

Deja un comentario