En nuestro Jardín podrá disfrutar de la paz y la tranquilidad tan características de Menorca. Disfrute de las preciosas vistas al barranco que da nombre a nuestro restaurante.

Situado en la parte trasera de la casa, nuestra terraza-jardín invita a nuestros clientes a sentarse, a relajarse, a disfrutar de una preciosa velada.

Al atardecer, disfrute de la puesta de sol mientras degusta nuestros exquisitos platos tradicionales de la cocina menorquina.